3news

Placer y riesgo de la moto

In General on mayo 15, 2008 at 5:06 pm

By Eugenio A. Álvarez-Cascos

    Les puedo asegurar que después de conducir motocicletas durante catorce años, con muchos miles kilómetros a mis espaldas,  tras alcanzar mi sueño de tener una B.M.W,  dos meses después de comprarla la vendí al darme cuenta que, aunque nunca había tenido ninguna caída ni percance (curiosamente los “quad” dan la falsa impresión, por llevar cuatro ruedas, de ser más seguros: falso), conducirla por Madrid era jugarse la vida y en carretera no siempre las llevabas todas contigo, por muy prudente que fueses.

    Grabada tengo en mi mente un sábado noche – con mi actual esposa de “paquete” en la moto-,  la imagen de el momento en que en el cruce de Velázquez con Joaquín Costa, se me pone el semáforo en verde y por casualidad , justo cuando iba a disfrutar de esa sensación que actúa como una droga, de una aceleración fulgurante , veo venir por la derecha un coche que circularía a unos 120 km/h e intuí (en una centésima de segundo) que se iba a saltar el semáforo en rojo, cosa que así hizo; si yo hubiese hecho lo “habitual”, mi mujer y yo hubiésemos pasado a las frías estadísticas de muertos en accidente de moto, esa noche Dios decidió que no ocurriese lo inevitable.

    Viene esto a propósito del incremento, en un 84%, durante el primer trimestre de este año, de las víctimas de accidentes de moto.

    ¿Por qué lo denominan “accidentes de motocicleta”, cuando en el 79%  de los accidentes hay un vehículo de cuatro ruedas implicado, que además resulta ser el responsable del accidente?

    Desgraciadamente los motoristas tienen colgado el San Benito de ser por sistema, incumplidores de las normas de circulación, desde luego, haberlos, haylos como los hay entre los conductores de los G.T.I´S, pero son los menos.

    Yo desde luego, no estoy dispuesto a asumir el riesgo en mi persona, ni en la de mis hijos.

    No sé con qué autoridad -habiendo tenido yo moto- le podré decir a mi hijo, cuando cumpla los catorce años, que de comprar un scooter ni soñarlo, aunque pudiese.

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: